Santander, la ciudad que evoluciona pegada al mar.

Santander, la ciudad que evoluciona pegada al mar.

8 agosto, 2018 Sin categoría 0

Santander es una ciudad señorial, abierta al mar, muy unida a la familia real y al disfrute de la mar. Aquí se vieron los primeros bañadores, cuando en el s. XIX los médicos comenzaron a prescribir un golpe de cada tres olas para dolores reumáticos.

Fue el rey Alfonso XIII quien lo puso de moda, convirtiendo a Santander en una capital turística. Esta relación de la familia real con Santander se vio potenciada por la península de la Magdalena.

Esta ofrecía a la familia no sólo un Palacio, sino también unas caballerizas, puerto deportivo, zona para el juego del Polo o el real club de tenis entre otras diversiones. Lugares que podemos visitar a día de hoy dando un tranquilo paseo.

La Magdalena nos ofrece además tres playas mirando a Oriente, un minizoo a Poniente y un tren turístico para visitarla.

Pero Santander es más que la Magdalena. Su centro ciudad nos ofrece el primer mercado en galería comercial de España, así como otros mercados y plazas para disfrutar de la ciudad, su Catedral de los siglos XIII-XIV o la fundación Botín.

Pero sin duda si algo nos llama la atención en Santander es el Sardinero. Al acudir Alfonso XIII cada año a recibir sus baños de olas, arrastró consigo a las clases adineradas que construyeron sus mansiones y palacetes frente a la playa. Dando al paseo del Sardinero el aire señorial con que le conocemos.

Destacan las vistas de los jardines de Piquío, las playas del Camello, la de la Concha y las dos del Sardinero o el estadio de fútbol conocido como los Campos de Sport del Sardinero. Pero sin duda, lo que más resalta es el gran Casino, con su imponente fachada blanquecina y sus dos torres laterales.

Un paseo que invita a pasear y conocer la ciudad.